Amistad en el momento de las redes sociales

¿Qué es la amistad? Imaginemos que estamos asistiendo a un debate sobre el tema: “el verdadero amigo se ve en el momento de la necesidad”, dice alguien. “No, es demasiado fácil ayudar a alguien que lo necesita, y también causa una buena impresión. El verdadero amigo es el que sabe cómo regocijarse cuando eres feliz y tienes éxito, y no siente envidia”, contestó otro. “El amigo es el que sabe escucharte sin juzgarte” propone un tercero. “No – un cuarto interviene – el amigo es alguien que no te los envía a ti para decirte y te da un portazo en la cara con lo que piensa. Y para aumentar la confusión viene un quinto: “Tengo doscientos amigos en Facebook”, mientras que en un rincón se queja un sexto, diciendo: “En vez de amigos no tengo más: todos me han decepcionado, la amistad no existe”. ¿Qué decir ante tal cantidad de definiciones? En este caos en el que todo el mundo parece ser amigo sin serlo en realidad, te arriesgas a la burla: la de no reconocer quién es realmente un amigo.

Los amigos de verdad no son amigos perfectos Quizás no hay muchos de ellos, pero cada uno de nosotros al menos tiene a alguien, aunque sólo sea uno. Pero corre el riesgo de no darse cuenta porque está desviado por sus propios modelos mentales, que a menudo buscan, de manera adolescente, al amigo absoluto, sin mancha, y luego quizás condenar -o ser condenado- al primer malentendido. Pero el punto es precisamente éste: debemos dejar la visión “romántica” del gran amigo y llegar a una visión más madura. Por supuesto, sería bueno que el amigo tuviera todas las características mencionadas anteriormente. Pero somos seres humanos y el error está a la vuelta de la esquina. Basta entonces que su presencia enriquezca nuestras vidas de alguna manera, sin obligarnos a corresponder, a sentir el calor y el valor de la auténtica amistad. Para los grandes gestos nunca se puede estar seguro: estos pueden venir incluso de aquellos que tal vez ni siquiera hemos considerado un amigo.

Reducir las expectativas El amigo “perfecto” es un ideal de la adolescencia que, aplicado a la vida adulta, sólo nos garantiza enormes decepciones. Sustituyámoslo por un verdadero afecto, capaz de comprender los límites del otro. No pongamos a prueba a nuestro amigo: lo que importa es sentir que se preocupa por nosotros, ya sea que tenga éxito o que no esté presente como nos gustaría.

Respetar el “plazo” Como muchos amores, muchas amistades también tienen un término natural. No carguemos nuestras vidas tratando de mantenerlas a toda costa. No hay necesidad de pausas dolorosas, pero no es traición evolucionar.

Facebook: algunas sugerencias Volvamos a los viejos amigos sólo si hay algo concreto para vivir juntos, de lo contrario el resultado será sólo empobrecer los recuerdos y su personaje “mítico”. Y no necesariamente consideramos a los amigos como personas con las que simplemente nos divertimos en la web. Podríamos recibir grandes decepciones en la realidad.

Amistad: los errores más comunes

– Confiando en los que nos exaltan y en los que nos halagan.

– Rodéate de amistades anticuadas.

– Pensar que divertirse juntos es sinónimo de amistad.

– No admitas errores y contradicciones a tu amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *