Así que es fácil encontrar la paz mental

La tranquilidad es un estado interior siempre presente en el que siempre podemos vivir . Es cierto, sin embargo, que a menudo, en la vida cotidiana, nos parece casi imposible. Se necesita un poco de entrenamiento para reactivar una capacidad natural, que todos tenemos, para “reenfocarnos” en nosotros mismos y devolver la calma. Por eso queríamos ofrecerte esta experiencia imaginativa: es un ejercicio para hacer solo, cuando nos apetece, en un espacio tranquilo y apacible. Durante el ejercicio, las facultades imaginativas del cerebro se activan en particular. Las imágenes tienen un papel fundamental y un efecto inmenso en el cerebro: son su primer lenguaje y pueden favorecer transformaciones profundas en su estructura y, por consiguiente, en nuestra forma de tratar las circunstancias.

Echa un buen vistazo a tu vida

Trate de observarse a una hora habitual del día; puede estar almorzando con sus colegas, o en la familia, puede haber dos o diez personas o tal vez está solo…. Mira bien las cosas que haces, las que dices a los demás y luego las que te dices a ti mismo…. Escucha las frases que aparecen en tu mente: “Esperemos que no me ponga nervioso”; “Ya no tengo que equivocarme”; “¿Qué se supone que tengo que decir ahora? Observen: ustedes están allí, inmersos en esta escena, y no son felices. Todos ustedes están absorbidos desde el exterior: “ustedes”, no hay….

Baja al mundo interior

Ahora trata de pensar que, mientras estás allí y te sientes sin un centro, completamente condicionado por los acontecimientos externos, tu atención se dirige progresivamente hacia adentro, hacia tu mundo interior…. Los ruidos se desvanecen gradualmente y se amortiguan, las imágenes se desvanecen…. Es un mundo cálido y acogedor, en el que estás suspendido y protegido…. Eres como un feto flotando, dichoso, en su líquido amniótico. Desde fuera recibes los ecos de la confusión, pero aquí, dentro de ti, todo está tranquilo, extático. Como si estuvieras arrullado por las olas del mar, un mar infinito y tranquilo…. Flotas y te dejas llevar…. Ya no hay oposición, en esta oscuridad silenciosa te sientes protegido, eres parte del todo.

Encuentra tu centro

Cuando estabas en el vientre estabas unida a una madre que te alimentó, ahora estás conectada a un misterioso centro que te apoya y te da equilibrio y vives en una profunda paz…. Ahora mira esa escena inicial, con dulzura…. estabas enfermo porque no estabas centrado en esta dimensión que vive en ti, en esta oscuridad acogedora…. Puedes observarte en situaciones, repetir las mismas cosas todo el tiempo, pelearte siempre por las mismas razones…. pero basta con que de vez en cuando dirijas tu atención hacia el interior, hacia ese centro profundo, que te imagines flotando en ese líquido amniótico y que al instante sientas paz: no hay lucha por hacer, estás bien, todo es perfecto así…..

Los resultados que obtiene

  • Te ves bien en la experiencia.
  • Te das cuenta de tu mundo interior.
  • Te acostumbras a considerar su importancia.
  • Sales más ligero, más claro, más revitalizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *