Ataques de pánico SOS

Cualquiera que haya sufrido un ataque de pánico (DAP, según la terminología oficial) aunque sea una vez, lo recuerda de por vida. ¿Qué hace que esta experiencia sea tan traumática que no se puede olvidar? Si preguntáramos a los que lo padecen, probablemente nos diría: “¿Cómo puedo olvidar que he sido golpeado por una energía muy poderosa y chocante? En esos momentos era como si un tren hubiera llegado a mí. Podrías encontrar diferentes metáforas (“la tierra que me absorbe”, “un terremoto dentro de mí”, “un rayo que me golpea”), pero todo se referiría a una constante: la energía que estalla y se desborda. El pánico es básicamente esto: un shock energético. Pero, ¿qué podemos hacer en el momento preciso en que aparece el ataque de pánico?

I sí y i no cuando la crisis empeora

En un momento delicado como la crisis aguda, saber hacer lo correcto y evitar hacer lo incorrecto es más importante que nunca. La aplicación de esta simple pero concreta “sabiduría” puede reducir drásticamente la intensidad de los síntomas y hacer que la crisis viva de manera menos dramática.

Qué hacer

  • Protegerse
    Reste, aunque sea por poco tiempo, del contexto (lugar, situación o reunión) en el que estalló el ataque. Si no puedes hacerlo, trata de tomar un asiento trasero de todos modos. Por ejemplo, alejándose del centro de la escena.
  • Póngase cómodo
    Dondequiera que esté, trate de poner su cuerpo en la posición más cómoda posible lo antes posible, dependiendo de la situación. Evite acostarse, lo cual a menudo empeora los síntomas de la crisis.
  • Buscando la frialdad
    Entre los síntomas más desagradables está la sensación de tener demasiado calor, de tener hambre. A continuación, apague el “fuego” buscando, si está al aire libre, sombra y un poco de viento; si está en casa, haga un poco de corriente.
  • Pedir ayuda
    Si siente que está perdiendo el control, busque a alguien que pueda estar con usted durante el tiempo de la crisis. Si no hay nadie, pida ayuda: un objeto “positivo”, un ritual tranquilizador, una distracción.

Qué no hacer

  • Lucha
    No te resistas a cualquier costo y no trates de oponerte. El ataque requiere espacio y tiempo y si no lo das, aumentará en intensidad hasta que lo sueltes. Renunciar a lo que estás haciendo, rendirte, simplemente observar.
  • Falsedad
    Cuando usted tiene un ataque de pánico real es imposible esconderse y fingir que está bien. Esto también empeora las cosas y aumenta la taquicardia. Es mejor declarar incomodidad y poder dedicarse a uno mismo.
  • Huyendo
    Tomado por la angustia de estar enfermo, se puede empezar a correr o a moverse de forma agitada, sin mirar a su alrededor, poniéndose en riesgo de accidentes o caídas. Haz todo lo que puedas para mantenerte presente.
  • “Tirar” de la respiración
    La dificultad para respirar induce instintivamente a “buscar aire” con inhalaciones máximas y frecuentes. Esto envía la sangre a la alcalosis, lo que aumenta el pánico. Esfuércese por respirar normalmente. El aire será suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *