Bailar te ayuda a ser más empático

Si usted es un bailarín, es más capaz que el promedio de reconocer las emociones de los demás. Esto se refleja en un estudio realizado por investigadores de la City University of London y de la Universitat de les Illes Balears, publicado en el Journal of Experimental Psychology. Según los expertos, los bailarines, además de ser más sensibles, responderían físicamente de forma más empática a las emociones experimentadas por los demás.

Bailar aumenta la sensibilidad emocional

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores mostraron un video corto de un ballet a 19 bailarines y un grupo seleccionado de 24 personas sin experiencia en el baile. Los vídeos utilizados incluían auténticas actuaciones en directo, en blanco y negro y sin audio. En cada video clip la cara del bailarín se oscurecía para no mostrar ninguna expresión facial y los movimientos del video indicaban si estaba feliz o triste. Para asegurar que los cambios mostrados fueran debidos a movimientos emocionales, en una mitad de los experimentos los movimientos fueron reproducidos en el orden en que fueron ilustrados durante la presentación anterior y en la otra mitad los movimientos fueron reproducidos hacia atrás (condiciones controladas). Gracias a los electrodos aplicados a los dedos de los participantes, que medían su sudoración (tras una respuesta emocional), y a la petición de evaluar su respuesta emocional (si los movimientos percibidos les hacían sentir felices o tristes), los expertos pudieron llegar a la conclusión de que los bailarines experimentados tenían una mayor sensibilidad para reconocer las emociones de los protagonistas de los videoclips y una reacción física más intensa a las emociones.

La danza como terapia expresiva

En resumen, el entrenamiento para expresar emociones con el cuerpo, como en el ballet u otras formas de danza, aumentaría la sensibilidad de los individuos a las emociones expresadas por otros. La utilidad de este estudio confirma cómo la danza puede ser una terapia válida y un apoyo importante en el tratamiento de la angustia emocional, incluso en casos graves como el autismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *