Cómo superar la ansiedad hereditaria

La sensación de llevar un vestido que no es propio, sin poder quitárselo nunca. Es una forma de ansiedad poco considerada por la literatura científica pero muy extendida: la heredada de otra persona, generalmente los padres. La persona que la padece siente que esta ansiedad ha crecido con ella, que la acompaña desde toda la vida y que hoy, como adulta, la dificulta significativamente en la vida cotidiana. Su principal característica es la aparente inexplicabilidad: el sujeto trata de analizar las causas que lo producen, trata de entender si hay situaciones potencialmente estresantes en su vida, pero no las rastrea. Al contrario: es la presencia misma de ansiedad lo que altera las situaciones actuales y crea problemas, que a su vez la aumentan. La ansiedad se ha convertido en una forma de ser, una de las principales reacciones a las cosas que suceden, tanto positivas como negativas, y puede influir -a veces abrumar- los recursos y las verdaderas características de la persona.

El peso de la familia “origen”

Hay momentos en que los que sufren, en el ejercicio de sus actividades, perciben esta extrañeza del trastorno, en forma de un “extra”, de una tensión excesiva y desmotivada, de un estado de alerta que no tiene razón de ser, de una reacción demasiado alarmada ante el acontecimiento concreto y que quiere sacudirlo, lo ahuyenta. Pero esto reaparece automáticamente e independientemente de la voluntad. Estos son los casos en los que es útil mirar al pasado. A menudo será posible rastrear la causa histórica del trastorno, que suele residir en uno o más de los siguientes puntos:

  • Un padre muy ansioso, que continuamente manifestaba su malestar;
  • Un padre súper-aprensivo, que veía peligros en todas partes para sus hijos y por esta razón les ponía límites constantes;
  • Una familia, traumatizada por un evento luttuoso o patológico, que enfrentó cada evento con excesiva emotividad y preocupación;
  • Un padre que está crónicamente deprimido, o que alterna entre ansiedad y depresión, o que siempre ha estado sujeto a cambios de humor intensos y frecuentes.
  • Reconocer la matriz extraña de la propia ansiedad significa finalmente ser capaz de desactivarla, distanciándose conscientemente de esas formas alarmista de mirar al mundo y de esas atmósferas pesimistas y humorísticas.

Mira “tuyo”: puedes averiguar si la ansiedad es también su trabajo si…

  • …ha estado presente desde la adolescencia y no disminuye con el paso de los años.
  • …al menos uno de los padres estaba muy ansioso o deprimido crónicamente.
  • …aumenta con el contacto con el padre ansioso o la familia de origen.
  • …se manifiesta incluso cuando no hay elementos “desencadenantes”.
  • …tiende a derramarse sobre sus hijos en forma de hiperprotección y control.

Para atravesarlo, dale espacio:

  • Comprensión Se pueden realizar entrevistas de psicoterapia útiles con el objetivo específico de comprender los orígenes de esta ansiedad profundamente arraigada y de identificar los comportamientos adecuados para deshacerse de ella. No se trata de culpar a nadie, sino de obtener una visión objetiva del fenómeno.
  • Distancia Si aún vive con padres ansiosos, haga lo mejor que pueda para vivir solo. Si ya vives solo pero estás en contacto continuo con ellos, reduce tus llamadas y no siempre comunicas todo lo que haces. Sobre todo, no anticipe muchas de sus decisiones diarias. Tú actúas primero.
  • Noticias Junto con la ansiedad, normalmente heredamos patrones de pensamiento basados en una fuerte sensación de peligro. Para romperlos, es necesario frecuentar contextos completamente nuevos y hacer nuevas experiencias, lejos de la habitual “mirada”, que te permitan conocerte a ti mismo más allá del personaje asustado habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *