Cuando el sexo es un problema

La sexualidad femenina y masculina indudablemente tienen diferencias relacionadas con factores biológicos y culturales. Para una mujer, hacer el amor significa vivir su feminidad, expresar seducción, poder de atracción, receptividad y acogida. A lo largo de los siglos la sexualidad femenina ha experimentado profundos cambios que han llevado a la liberación del placer, a un eros más abierto y menos restringido, la energía más poderosa del Universo, ampliamente descrita por Raffaele Morelli en el libro “sex is love” . Sin embargo, si analizamos los trastornos sexuales femeninos , nos damos cuenta de que a menudo se deben a razones culturales y al vínculo conflictivo que, a veces, se crea entre la naturaleza personal y las normas sociales.

Trastornos sexuales femeninos más comunes

Vaginismo: la niña que no se convierte en mujer
Es un espasmo involuntario de los músculos que rodean el acceso vaginal: esto impide la penetración. Ocurre cada vez que usted trata de introducir cualquier cuerpo extraño en la vagina. ¿Por qué sucede esto? El miedo que determina el cierre es sentir dolor. Los músculos de la vagina construyen una especie de “cinturón de castidad” que en algunos casos mantiene a la mujer virgen, impidiéndole experimentar y vivir su sexualidad . La fobia a dejar que un cuerpo “extraño” entre en su interior, sugiere el miedo del hombre entendido como agresivo e intruso, pero también la renuencia a vivir su propia feminidad.

Anorgammias femeninas: cuando el placer permanece suspendido
Es la inhibición recurrente del orgasmo femenino que puede ser total o temporal. Las mujeres que lo padecen normalmente tienen deseo sexual, su lubricación es abundante y obtienen placer de la penetración, pero sin llegar nunca al orgasmo. ¿Por qué sucede ? Por falta de conocimiento del propio cuerpo y de sus sensaciones, por miedo a dejar ir y “bajar” el nivel de conciencia vigilante. También hay causas “sociales” como el condicionamiento moral y religioso o un grave trauma sexual. En otros casos, todo puede surgir del tipo de relación que estás viviendo: el miedo a abandonarte a las emociones, la vergüenza, la falta de confianza en tu pareja son a menudo la raíz de las anoritmias momentáneas. Vaginitis recurrente: cuando tomamos el “terreno” de la pareja
Es un trastorno que afecta a muchas mujeres: es una infección bacteriana o fúngica crónica que hace que el ambiente vaginal sea inhóspito para la sexualidad. El ardor, la comezón y el dolor obligan a la abstinencia. La causa es a menudo un desequilibrio de la flora bacteriana que debería defender la vagina de “huéspedes no deseados”. ¿Por qué sucede ? Desde un punto de vista simbólico, este desorden expresa un fuerte conflicto inconsciente con la pareja que se experimenta como un elemento desde el cual defenderse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *