Deshágase de sus migrañas si no se controla demasiado

La cabeza parece estar dividida en dos partes: una parte es fina y la otra es dolorosa. Pero el dolor de este último hace que toda la persona se enferme. Es la migraña, la forma de dolor de cabeza , la que afecta a cada vez más personas y que, según los estudios neurológicos más recientes, puede ser causada por un número creciente de factores (por ejemplo: intolerancias alimentarias, estrés, menstruación, fatiga). Entre ellos, las emociones fuertes, tanto positivas como negativas, son cada vez más reconocidas. Este aspecto, mientras que, por un lado, hace que los que sufren de migraña se conviertan en “esclavos” de su estado de ánimo, por otro, ofrece la oportunidad de intervenir psicológicamente para reducir -a veces incluso de forma significativa- la frecuencia y la intensidad de las crisis.

Cuando la energía fluye, el dolor de cabeza desaparece

Hay quienes frenan sus emociones en una jaula de racionalidad, quienes no se sienten legitimados para sentir esa intensidad, quienes desde la infancia no se han acostumbrado a dejarles espacio y a vivirlos sólo “dentro”, quienes temen perder el control de la situación…. El síntoma explica bien el conflicto interno entre las dos partes de su cabeza: una que le gustaría expresar, la otra que logra suprimir. El primer paso para resolver el problema es entender que es necesario encontrar una nueva manera de expresar las emociones fuertes y dejarlas fluir no sólo fuera, sino también dentro de uno mismo. No hay que olvidar que la migraña, en su esencia, está constituida por una gran energía emocional que no se ha integrado con el resto de la persona. Poder verbalizar los picos emocionales, o escribirlos, o incluso traducirlos en acciones corporales, son ayudas válidas para favorecer su mejor integración en el cerebro y en el organismo, reduciendo la necesidad de que se ventilen en el síntoma.

La manera de sentirse bien: reducir la tensión interna y hacer mucho deporte

  • Expresar lo que sientes Es esencial aprender a sacar las emociones fuertes, dejar que surjan y expresarse. Adelante con la emoción y las lágrimas; sí al dibujo libre; sí al baile salvaje. Dejémonos llevar por la rabia del “público” o expresemos verbalmente nuestra oposición a algo que se nos impone: al fin y al cabo, no es tan grave si de vez en cuando pasamos por refunfuñones. Todas estas son cosas que, al reducir la tensión interna, pueden en muchos casos evitar que las migrañas se desencadenen.
  • Ventilación de la energía física Una forma muy eficaz de eliminar la energía de la migraña de las emociones fuertes es realizar una actividad física que implique el máximo esfuerzo. Es decir, la musculatura debe hacer al menos algún movimiento en el que “se da a sí misma”, para ventilar las inevitables acumulaciones de la vida cotidiana. Por lo tanto, ayuda hacer actividad física, siempre y cuando sea algo que sea muy emocionante. Sin embargo, usted debe ser constante en el tiempo y los beneficios están asegurados.
  • No ceder a las drogas: volverse adicto Muchos migrañeros se acostumbran a la idea de “tener que sufrir” en algún momento. Por el contrario, siempre es posible mejorar la situación al menos un poco. Sin embargo, no es necesario combatir el síntoma “frontalmente”, buscando sólo soluciones farmacológicas e ignorando el aspecto psicológico y el estilo de vida. De lo contrario, se hará más fuerte con el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *