El talento crece con un poco de caos

El talento no es más que el compromiso constante de sus energías naturales. Contrariamente a lo que mucha gente piensa, por lo tanto, el talento no es un recurso disponible para unos pocos afortunados, sino una herencia de todos: coincide con convertirse en ellos mismos, no con la posesión de habilidades particulares. Advertencia: si es cierto que talento es una dote natural, no es necesario tenerlo si no se hace uso de él. Por eso proponemos tres ejercicios aparentemente muy extraños: fueron diseñados para ayudar al talento innato en cada uno de nosotros a emerger espontáneamente.

1 – EL EJERCICIO DE CAOS La confusión acuna tu talento

Los patrones mentales rígidos y recurrentes deprimen la creatividad: por esta razón el talento , el hijo de siempre nuevas energías, sólo puede surgir si hacemos espacio para el desorden. Un simple pero significativo gesto puede ayudarle a “permanecer en el caos” por un tiempo, junto a su poder transformador.

-¿Hay un cajón en la casa donde usted está acostumbrado a guardar los objetos más preciados? Por ejemplo, cartas, fotografías, recuerdos, etc…. Ábralo y póngalo al revés, en cualquier lugar de la casa, como quiera, y déjelo ahí por un rato. De vez en cuando ve y mira el contenido del cajón con más cuidado, espárcelo y déjalo allí de nuevo durante unos días. Esta operación, aparentemente sin sentido, sirve para sacar del caos un nuevo orden que no está sujeto a las reglas y regulaciones, sólo aquellas que inhiben tu talento . Obligar al Ego a revisar sus esquemas da luz verde a la creatividad y a la espontaneidad.

2 – EL EJERCICIO DE LA GESTIÓN FUERTE Crecerán los hábitos y el talento Para abrirse a lo nuevo y descubrir los lados ocultos de la personalidad (aquellos en los que el talento a menudo “esconde”) es necesario romper las ideas fijas que tenemos sobre nosotros mismos, la idea que hemos arraigado para que se haga “de cierta manera”; una idea casi siempre falsa y parcial, porque expresa sólo la máscara, no el potencial.

-Antes de tomar una decisión, de comenzar un trabajo o de iniciar una discusión, intente algo sin sentido (una mueca, dejar caer un objeto pequeño, aplaudir, tres pasos adelante y uno atrás….): es una operación que tiene como objetivo distraerle de la manera “habitual” en que usted trata estas situaciones. Nuestra naturaleza más auténtica (y por lo tanto nuestro talento ) también se manifiesta con la posibilidad de modificar los hábitos diarios con comportamientos que revelan los lados ocultos y misteriosos de nuestra identidad.

3 – EL EJERCICIO DE LOS ADULTOS Un ritual simbólico que nutre el talento Se dice que quien tiene talento deja una huella . Por esta razón, le invitamos a que haga una impresión especial en un amuleto que se mantendrá en la mesilla de noche, en el coche, en su bolsillo o en su bolso. Recordarlo durante tus operaciones diarias, traerlo de vuelta a la mente, saber que está contigo, te conecta instantáneamente a la dimensión profunda de tu esencia, donde reside tu originalidad. Así es como se hace

– Consigue una bola de masa de pan y con los ojos cerrados empieza a manipularla. Mientras lo haces, imagina que toma la forma que te gusta. Trabaja de nuevo hasta que le des la forma deseada y al final déjanos la huella de tus dedos. Ahora déjalo secar: tu amuleto está listo. El valor de este ejercicio, así como el del ritual, reside en el protagonismo del tacto. Las sensaciones de la piel recuerdan el comportamiento del niño que, a través de la destreza manual, está constantemente en contacto con las partes más profundas del cerebro y, por lo tanto, con el talento .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *