Hombres en crisis de identidad

Es un tema del que se habla mucho: libros, revistas, debates, películas y representaciones teatrales tratan de esta famosa crisis de la identidad masculina. Un hombre hoy en día, debe saber que la hipersensibilidad, la emotividad y la inseguridad que a menudo se encuentra dentro y que no sabe cómo manejar son el resultado de un enriquecimiento: haber entrado (debido a la revolución en las relaciones entre los sexos ocurrida en las últimas décadas) en fuerte contacto con lo femenino, creativo, inconsciente, irracional de su psique. Un “encuentro interior” que, siendo nuevo y aún por elaborar, crea malestar, miedos e incertidumbres desconocidos para el hombre del pasado, aparentemente más fuerte pero en realidad más rígido e incompleto.

Hacer espacio para un diálogo interno

Esta conciencia es fundamental, porque puede permitir que los hombres no sean invadidos pasivamente por estas nuevas características para no ser impresionados por las poderosas olas que vienen de sus profundidades. Esta integración no se produce por sí misma, por la gracia recibida o porque se siga adelante con la edad: es algo que hay que desear y perseguir. Un compromiso que los diferentes hombres sólo aceptan por la mitad, desanimándose al final ante las dificultades emocionales y psicológicas, precisamente porque no saben que su “ser hombres ” debe construirse día a día, a través de un diálogo constante entre el hombre (racional) y la mujer (emocional). Pero es precisamente esta determinación la que no cede a la fatiga del “debate interior”, y de hecho mantenerlo vivo incluso en las dificultades de la vida, el centro de la identidad de un hombre moderno . Para quien lo desee, esta posibilidad de crecimiento se presenta en la vida cotidiana.

Mejor equilibrio entre macho y hembra: qué hacer – Lamentarse menos y asumir responsabilidades.

– Ser determinado no significa rigidez, sino saber cómo cambiar de estrategia cuando sea apropiado.

– Evite “ser duro” y lo que “nunca hay que pedir”.

– Desarrolla una mayor capacidad introspectiva.

– No te dejes influenciar por el juicio de los demás.

La guía de práctica

Estos son los tres movimientos que te sacan de los bloques.

Escuchar las emociones

Es más natural que las mujeres estén en contacto con sus emociones; para los hombres es más difícil. Pero es necesario completarse como persona. No los ignoren, en nombre del estereotipo de lo “duro”, sino que intenten escucharlos, tenerlos en cuenta y, sobre todo, codificarlos de la manera correcta.

No al sentimentalismo

Así como no debemos ignorar las emociones, tampoco debemos dejarnos abrumar. Dudas, miedos, desesperación, desilusiones, vienen a completarnos, no a destruirnos. Acogerlos sin caer en lo contrario, en el sentimentalismo. Dejar de lado el lamento y la búsqueda continua de la comprensión.

Supera el narcisismo

Sigue tus pasiones porque te gustan y no para actuar, para la búsqueda de aplausos y confirmación. De esta manera puedes vincular las emociones a las acciones, hacerlas coincidir, y esta coincidencia te dará un mayor sentido de identidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *