La indecisión: cómo vivirla sin tormentos

La indecisión puede ser un recurso

La indecisión no es un límite, sino un recurso de nuestra personalidad: a menudo es una duda adicional, un preludio de soluciones creativas y originales.
La indecisión nos llega porque la mente está saturada de pensamientos contradictorios, juicios y prejuicios que le impiden ver la realidad claramente. Es por eso que el cerebro, para decidir, debe hacer el vacío, no el lleno de otros pensamientos.

¿Sufre de indecisión? Esto es lo que debe hacer

  • Pida menos consejos: cuanta más indecisión tenga en sus manos , más equivocado será pedir consejos. Todos serán diferentes y nadie podrá prevalecer. Te confundirás aún más.
  • Sin quejas: Una de las formas de llenarnos de sugerencias y consejos que atraen es quejarse. Así que deja de hacer eso y escucha más en silencio.
  • Respetar el cerebro: Considerar la indecisión como un recurso y vivirlo con más respeto. Dígase a sí mismo: “Si estoy indeciso es porque mi cerebro sabe algo que aún no sé.
  • No te juzgues a ti mismo: cuando te enfrentes a una elección, no te dejes llevar por la tentación de sacar conclusiones sobre ti mismo. Por ejemplo, evite frases como “No valgo nada” o “Siempre soy el escéptico habitual”.
  • Espera con confianza: no tengas prisa por decidir, espera hasta el último momento, las oportunidades que te esperan pueden venir de un “lugar” que ni siquiera contemplas y que puede ser más numeroso de lo que piensas.
  • Sin arrepentimientos: la oportunidad, si se pierde, no es tuya: incluso si sigues torturándote, no estás absolutamente seguro de que hubiera sido la oportunidad correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *