La vida: ¿una carrera loca?

A menudo ocurre que te encuentras en una encrucijada sin saber por dónde ir: en este caso son las imágenes interiores las que nos cuidan y nos advierten de que algo no va como debería ser. Desafortunadamente, el error que la mayoría de las personas cometen en estos casos es centrar la atención fuera de sí mismas, en la vida diaria, en el trabajo, en los amigos, y tratar de tener el control de una situación que parece estar fuera de control. Apresurarse es algo antinatural: la víctima se enferma porque su identidad es aplastada, enterrada y abrumada.

La prisa esconde la verdadera identidad Martina, de 35 años, cuenta un sueño que tuvo: “Soñé con un gran reloj, hermoso y majestuoso, que al mismo tiempo me asustó. Luego me iba a otra habitación y el reloj desaparecía. Cuando me desperté, la sensación que tenía era que el sueño quería decirme que había llegado mi hora. Martina sufrió ataques de pánico que de repente la paralizaron en reuniones, en el trabajo y con amigos. Sin embargo, es una mujer, a pesar de su corta edad, dirige a muchos hombres mayores que ella. Ella es indiferente en sus amores: si una relación entra en crisis, inmediatamente abre una nueva. Martina corre hacia el éxito, odia perder el tiempo y no tiene miedo de nada, pero los ataques de pánico no paran…

Cómo deshacerse de la esclavitud del tiempo Martina informa que lo que más le molesta es perder el tiempo. Pero la prisa que pone en todo es “amiga del diablo”: como dijo el gran poeta y místico Silesio, “las rosas florecen sin razón, en su momento, no antes”. El sueño de Martina no quería decirle que su tiempo había llegado, sino que tenía que dejar el tiempo cronométrico, el del reloj en el que vivía constantemente. Dentro de cada uno de nosotros hay un tiempo eterno, que no tiene prisa y es el tiempo de nuestra esencia. ¡Si no lo siguen, aquí viene el pánico! Era hora de que Martina cambiara su mentalidad, su estilo de vida, y que cambiara su ser en el mundo. En este sentido, los sueños son la forma más rápida de decirnos con imágenes: “¡Ahora cambia tu vida, cambia tu forma de ser contigo mismo! Todo lo que tenemos que hacer es escucharlos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *