Los sueños te ayudan a vivir mejor!

Desde hace algún tiempo, los sueños vuelven a ser un interesante tema de investigación para psicólogos cognitivos, como Jacques Montangero y Corrado Cavallero, de las Universidades de Ginebra y Trieste, autores de un reciente artículo sobre las características de la estructura narrativa de los sueños, publicado en la revista International Journal of Dream Research. Según los investigadores, los sueños deben ser considerados como un cuento en el sentido amplio del término, que incluye algunos acontecimientos inesperados capaces de crear una tensión positiva en los protagonistas. Las distintas “partes” de la historia estarían vinculadas entre sí, aunque aparentemente no de una manera lógica y coherente, y en el centro de los acontecimientos a menudo hay un enigma por resolver, un problema que debe ser abordado durante mucho tiempo, una pregunta que espera una respuesta.

Sueños: descubre tu inteligencia nocturna

¿Es el recuerdo de un sueño realmente como el sueño?

Muchos investigadores se han preguntado si la historia del despertar del sueño es realmente fiel a la estructura del sueño mismo o si es más bien una especie de reelaboración para dar orden a la experiencia caótica, y a veces aterradora, que se produce mientras se duerme. Era un problema que Sigmund Freud ya había planteado en su libro “La interpretación de los sueños”: el fundador del psicoanálisis había planteado la hipótesis de la existencia de una elaboración secundaria destinada a dar una estructura narrativa a las imágenes confusas del sueño para contarlas.

Soñar reequilibra el cerebro: descubra por qué

Siempre soñamos, no sólo durante el sueño profundo

Los experimentos de Montangero y Cavallero se llevaron a cabo despertando a los sujetos reclutados varias veces durante la misma noche y pidiéndoles, cada vez, que contaran los sueños que acababan de tener; por la mañana, cuando se despertaron, se les pidió que los repitieran de nuevo. A partir de los datos recogidos, se encontró una congruencia narrativa que sugiere que no es la intervención de la conciencia racional la que da una cierta “forma” narrativa a los sueños, sino que éstos, al ser recordados, son elementos “originales” y auténticos que emergen del inconsciente. Según los dos investigadores, los sueños de las fases “REM” y “no REM” tendrían características formales similares. Esto demostraría, según su teoría, que en el cerebro puede haber un “generador” de sueños más allá de las distintas etapas del sueño.

Soñar es un gran acto creativo

La peculiar estructura narrativa de los sueños, compuesta de saltos inesperados y asociaciones curiosas de ideas, ha llamado la atención de los estudiosos sobre las posibles correlaciones con los procesos creativos. Se demostró, de hecho, que los sueños tendrían varias funciones: desde reorganizar las memorias contribuyendo a su preservación, hasta consolidar nuevas experiencias para integrarlas con el conocimiento ya adquirido. Esta operación también parece ser una oportunidad para conectar partes del cerebro que durante la vigilia tienden a permanecer separadas. Esta “creación de nuevas conexiones” podría ser la base de ese fenómeno que a menudo reportan muchos, para despertar de un sueño con una nueva idea, o con una visión clara de un cierto problema, que antes de irse a la cama no tenías. El sueño es por lo tanto una respuesta creativa a algo que la parte racional del día no encuentra solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *