No más peleas con tu cuerpo

Hay personas que, aunque no estén enfermas, siempre están asediadas por los síntomas: sus cuerpos presentan pequeños trastornos continuos que, en su conjunto, no dejan respiro. El dolor de cabeza de la mañana da paso al ardor del estómago antes de la comida, que da paso a un lento proceso digestivo, luego socavado por una colitis leve, una breve pausa, pero luego hay un dolor en los músculos del cuello, seguido de una importante sensación de debilidad, con el final del día, burlonamente, en una dificultad para conciliar el sueño. Sus días son así: una vida “contra el viento”. Esto implica un enorme derroche de energía, la imposibilidad de disfrutar de las cosas, de dar lo mejor de uno mismo.

Sobre todo, un sentimiento de frustración y “fatiga viviente” que produce enojo y nerviosismo. No se trata de hipocondría: los síntomas suelen estar presentes: la sensibilidad del cuerpo ha aumentado, pero no hay un miedo clásico a las enfermedades. Por el contrario, los que lo sufren están hartos, saturados, a veces resignados, a veces combativos. Pero si usted depende de las drogas, un síntoma pasa y otro sale inmediatamente. Si recurre a remedios naturales, antes de que surtan efecto, los síntomas ya han cambiado. Si pruebas las técnicas corporales, primero pasan y luego aumentan. Parece una situación de callejón sin salida, pero en realidad no lo es. Y el cuerpo sugiere la solución: hay una profunda desarmonía que necesita ser resuelta.

Causas

– Un vacío existencial que llenar: faltan intereses y pasiones reales.

– Una energía que no es vivida o mal dirigida (sexo, deporte, creatividad).

– Un fuerte desequilibrio entre la actividad mental/emocional y la actividad física.

– Una vida centrada en falsos ideales o en las necesidades de los demás.

– Una desorganización mental y práctica crónica.

Los síntomas más comunes

– Dolores de cabeza, Neuralgia

– Debilidad, sensación de inestabilidad

– Palpitaciones

– Náusea, malestar estomacal

– Tos, dolor de garganta, resfriado

– Colitis, dolor abdominal

– Dolor de espalda

– Dolor muscular y articular

Libera tu cuerpo de los ritmos frenéticos

Entendimiento

En estos casos no es tanto el síntoma único el que expresa algo, sino la sintomatología en su conjunto. Hay un cuerpo que señala fuertemente la existencia de un malestar existencial que debe ser “mirado”…

Preparar el camino

La psicoterapia psicosomática, combinada con remedios naturales o técnicas corporales, puede ser muy útil. Sin embargo, para obtener beneficios, prepara el terreno reduciendo los ritmos frenéticos, las pausas y los disparos demasiado bruscos, los días desorganizados.

Ayudar al cuerpo

Ayuda al cuerpo a través de una actividad física constante (2-3 veces a la semana), no competitiva y, si usted está fuera de entrenamiento, comenzando muy gradualmente. Esto le quita algo de fuerza a los síntomas y ayuda a reequilibrar la energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *