¿Qué hacer si al amor le falta placer?

Donatella, una de nuestras lectoras, nos escribe: “Tengo una aventura desde hace unos tres años. Es mi primera relación importante en mucho tiempo. Todo estaría bien si no fuera por el hecho de que no siento placer en la cama. “¿Por qué sucede? ¿Qué tengo que hacer?”. Usar las palabras correctas es importante porque a través de ellas expresamos nuestra actitud mental, que es la base de casi todas nuestras molestias. Donatella dice: “¿Por qué no siento placer?” El alma frente a estas palabras permanece muda, no le son útiles. Si los expresáramos mejor, tendríamos que decir: “¿Por qué no disfruto con él? Entonces hay que eliminar la palabra “por qué”: sólo interesa a la racionalidad, hiere mucho al alma. Y finalmente afirman sinceramente: “No me agrada con él”. Esta es una afirmación que el alma adora. El alma sólo quiere que le presentemos las cosas tal como son. Atención: decir “No me gusta estar con él” no significa hacer otras cosas como “Lo dejo, encuentro otro, lo que estoy haciendo mal….” “.

¿Una pareja con un mono? ¡Adiós al eros!

Primero, tome nota de sus estados de ánimo

Cuando una persona no siente que lo que tiene que hacer es tomar nota de este estado, tome nota del placer que no siente . Puesto que el alma, en su parte más profunda, es ante todo un alma erótica porque Eros es la energía misma de la vida, una vez que le decimos: “Mira, no siento placer con él”, el alma comenzará a proveerse a sí misma . Cuanto más piensas en intervenir, basado en tus ideas, para arreglar las cosas, más te arruinas. Cuanto más te apartes del camino, más te limitas a verte y a confiar en ti mismo, mejores serán las cosas.

Cuando él y ella envían señales de rendición….

Segundo: recuerda que el alma siempre provee

¿Cómo provee el alma? De muchas maneras diferentes: por ejemplo, puede proveer pidiéndole a su pareja más atención (e incluso antes de eso, haciéndole descubrir mejor su cuerpo y sus necesidades), o con una fantasía diferente a la que normalmente tiene, o quizás haciéndole vestirse de otra manera, haciéndole recitar un personaje que nunca ha actuado, recordándole que en cada mujer no sólo hay la esposa o la pareja para siempre, sino que también hay algo salvaje, fundamental en la relación sexual. Para sentir placer, el alma debe estar lista para la transgresión. Mientras no le digamos cómo debe ser, no nos sigamos diciendo que debemos comportarnos bien, que debemos ser fieles, que no debemos traicionar, que el amor debe hacerse de cierta manera…. En resumen, cuantas más apuestas pongamos, menos placer sentirá el alma y consecuentemente….

Tercero: dejar entrar eros natural

Si la profundidad del alma es erótica, el alma puede disfrutar espontáneamente, puede encontrar placer espontáneamente. ¿Qué te impide encontrar placer? Nuestro razonamiento, nuestros pensamientos, el hecho de que todo el tiempo nos decimos cómo ser. En resumen, para experimentar el placer en la cama no puedes llevar contigo la idea de que “pero eres una buena madre, pero eres una buena esposa, pero eres una buena persona y eres tú quien lleva a los niños a la escuela”. Para disfrutar en la cama tienes que llevar contigo la fantasía de ser la mujer de todas las mujeres, una diosa, Isis, una mujer preparada para todo. Si una mujer está lista para cualquier cosa, está automáticamente lista para realizar su naturaleza y el placer vendrá espontáneamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *