Si la depresión es el resultado de una enfermedad

Es importante entender el origen de la depresión

Para ser bien atendida, la depresión debe ser entendida, no sólo en sus consecuencias, sino también en sus orígenes. No identificar esto último puede crear muchas dificultades para la curación, hasta que a veces es imposible. Por lo tanto, si a nivel psicológico es importante entender el contexto y los eventos en los que se desarrolló la depresión , a veces es crucial evaluar si en su raíz existe una enfermedad orgánica preexistente que haya favorecido o causado directamente su aparición, lo que ocurre con más frecuencia de lo que se piensa. Esto no quita a la depresión sus valores existenciales y el significado que puede tener en ese momento, pero sí ofrece herramientas de conocimiento que ayudarán mucho a escapar de la crisis.

La depresión puede sobrevivir a la enfermedad que la desencadenó

Hay una serie de enfermedades muy extendidas que, si no se detectan (por ejemplo, anemia) o se descuidan (por ejemplo, insomnio y dolor de cabeza), conducen a un riesgo de depresión o al menos a una actitud negativa que predispone a la propia crisis. En algunos casos (por ejemplo, hipotiroidismo), la depresión es incluso parte de los síntomas específicos de la enfermedad en sí. Por eso, cuando uno se siente deprimido, y más aún si hay algunos síntomas físicos, incluso matizados, es bueno consultar al médico general, que puede excluir o destacar la posibilidad de una causa orgánica predisponente o desencadenante. Al mismo tiempo, debe tenerse en cuenta que incluso si una depresión puede ser desencadenada por estos factores, puede continuar manifestándose incluso cuando éstos han sanado realmente.

Qué hacer: devolver inmediatamente nuevas energías al cuerpo

Ayudar al cuerpo

– En estos tipos de depresión la voluntad personal puede no ser suficiente para salir de ella. Por lo tanto, es necesario devolver al organismo a un buen nivel de energía para que los mecanismos de autocuración puedan ser reactivados también a nivel mental y psíquico. Los enfoques naturopáticos dirigidos (aromaterapia, fitoterapia) y las técnicas corporales psicosomáticas (masajes, relajación, tratamientos energizantes) son útiles.

Apoyo a la psique

– Una consulta psiquiátrica es útil para evaluar la necesidad de apoyo farmacológico. Si se puede evitar, es mejor; pero si es necesario, se debe hacer un buen seguimiento y sin conflictos. Independientemente de esto, un ciclo de sesiones de psicoterapia coloquial puede ser beneficioso, capaz de infundir serenidad, animando y acompañando hasta el final de este difícil período.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *