Si te adaptas a los demás, abandonas tu esencia.

En la vida, saber adaptarse a diferentes situaciones y personas es ciertamente útil, pero si significa descuidarse a sí mismo, no estamos allí: tal comportamiento a la larga sólo corre el riesgo de crear incomodidad y descontento. Esto es lo que le pasa a Laura, una de nuestras lectoras, que dice: “Llevo dos años sufriendo de ansiedad y mareos y voy a repetir que la persona con la que me casé no es realmente la adecuada para mí. Ya no me reconozco, no me siento yo mismo y lamento haber permitido que los demás me conviertan en lo que no soy. No sé qué hacer…”.

El inconveniente es la campana de alarma: escúchalos Todos los días tratamos con nuestra pareja, padres, colegas, hijos…. Y a menudo lo que acabamos haciendo es dejar de lado nuestra verdadera esencia y mostrar a los demás sólo la “fachada”, la máscara: siempre sonriente, complaciente y dispuesta a satisfacer las demandas de los demás. Este no es el caso: cuanto más llevamos esa máscara, más insatisfacción y malestar interior aumenta. La experiencia clínica nos muestra cada día cómo las relaciones erróneas pueden degenerar en muchos casos en trastornos psicosomáticos reales, como en el caso de Laura. El cuerpo no puede mentir y a través de la incomodidad nos advierte que algo en nuestra vida no es para nosotros.

Aquellos que se encuentran a sí mismos…encuentran un tesoro Cambiando la dirección de su mirada y reposicionándola sobre sí mismos, notarán que la ansiedad y la incomodidad se desvanecen gradualmente. Al contrario, necesita salir a la luz y expresarse, así como sus necesidades, sus ideas, su forma de ser en el mundo que sin razón debe adaptarse a las de otra persona. Para asegurarnos de que esto no suceda, debemos identificar las relaciones que pueden ser dañinas para nuestro Ser y mantenerlas alejadas de nuestras vidas o al menos no caer en el error de satisfacer al otro, renunciando así a su propio bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *